lunes, 7 de junio de 2010

Huelgas




Sí, soy funcionario, algunos simios lo somos, no sé si pedir perdón por ello. Por si fuera poco, mañana voy a hacer huelga.Y aunque nadie se lo crea ni le importe, creo que es lo que se debe hacer y que existen razones poderosas para ello. Es cierto que no están los tiempos para tonterías y que a nadie le sobra ni el sueldo de un día, pero es preciso. No por la rebaja en el sueldo, aunque sea una injusticia sin precedentes y una medida absolutamente inútil, quizá incluso contraproducente; aunque sea el enésimo recorte, entre congelaciones e incrementos inferiores al IPC, desde hace treinta años; aunque tengamos que tragarnos además que nos lo haga un gobierno que se dice de izquierdas.
No por eso. Pero sí por los pensionistas, beneficiarios desde hace años de unos acuerdos casi unánimes que les garantizaban en muchos casos no más que un mínimo de subsistencia, unos acuerdos que un gobierno inoperante se ha cargado de un plumazo, por decreto.
Es por el tijeretazo a las prestaciones de los dependientes, gente todavía más necesitada que los pensionistas, a la que se engañó miserablemente con promesas que ahora nadie se cree.
Es por la retirada indiscriminada de la ayuda por nacimientos, que aunque era una medida totalmente contraria a la progresividad, ofrecía un estímulo para tener hijos; parece que nadie se da cuenta, a pesar de las predicciones, de que vamos hacia un desastre demográfico en este país, uno de los que menos apoya la maternidad en Europa.
También por la impotencia ante la incapacidad de nuestros gobernantes, con independencia del color político, para reducir el despilfarro. Si España gana el mundial de fútbol, cada jugador se embolsará por ese esfuerzo de una docena de partidos 600.000 euros, unos cien años de la pensión de jubilación de muchos. Los principales bancos, que nunca han estado en crisis, han declarado en el primer trimestre de este año de vacas flacas varios miles de millones de beneficios, con un par. Y sacando pecho. Alemania va a aplicar un plan de reducción de gastos de 10.000 millones, mientras aquí se anuncia solemnemente que los altos cargos, en un esfuerzo hercúleo de reducción salarial, nos van a ahorrar 16 millones, una semana antes de hacer público el hachazo del famoso decreto.
Pero sobre todo por la traición. No se firma un acuerdo para saltárselo pocos meses más tarde, cuando los mercados aprietan. No sé como vamos a confiar en lo sucesivo en unos elementos que se saltan sus propios compromisos con esa facilidad, ni con qué cara nos van a mirar cuando nos anuncien el próximo pacto de Toledo o el próximo acuerdo de los agentes sociales sobre incrementos retributivos.
Sí, a veces, hay que hacer huelga. Incluso, si hay manifestación mañana, a lo mejor hago una excepción y voy y todo.

4 comentarios:

Kuru dijo...

No sé yo si es lo correcto, Platón, como tú has dicho, un día de sueldo a nadie le sobra, y más aún tenindo en cuenta la situación actual...

Pero si, opino que esta situación es denigrante, si se tiene que empezar por una huelga para cambiar, que se empiece...

Salu2

ami dijo...

Yo también fui, claro que sí. Por supuesto que no servirá de nada, hecho está ya el recorte. Y esos sindicatos tan rápidos ellos, convocando una huelga a toro pasado...sin comentarios.
Pero no recortarán el gasto en defensa, eso no por dios por dios, que nos invaden el perejil...
O ese ministerio de la igualdad, que ahora prepara una ley para que no discriminen ni a los gordos o gordas, a los feos o feas... Que país, dan unas ganas de emigrar a... ¿dónde? No creo que en Alemania, o en la france, u otros países por ahí anden mucho mejor... Pues a Marte o alrededores.

palabro de verificasao:"nomensc"
explicasao: " esto no tiene explicación posible, al menos yo no me lo puedo explicar".

El Mono Platón dijo...

Qué coño a Alemania ni a Francia, hombre, a nacionalizarnos de O Cando, seamos candáns, candariegos, candeños o candenses.

ami dijo...

Seamos, luego pues. Me apunto.