jueves, 2 de diciembre de 2010

Señales





Nada como una buena señalización, explícita y concreta. Para que no te pierdas si tienes sed.

Y además, en un sitio así de bonito:



miércoles, 17 de noviembre de 2010

Niños otra vez

La noticia de estos días es la lamentable reacción que la comunidad internacional, encabezada por nuestro país, está teniendo ante el desmantelamiento violento por Marruecos de un campamento saharaui junto a El Aaiún, la capital de la antigua provincia española que abandonamos a su suerte. Han expulsado a muchos periodistas españoles, han matado a un ciudadano español y parecen estar deteniendo y torturando a civiles saharauis de manera indiscriminada. Hoy han entregado cinco cadáveres. El enviado del feudal rey marroquí le ha explicado al incombustible y crédulo Rubalcaba (Rubalcaca, le llamaba por error el otro día un diario) que se trata de peligrosos terroristas y que ellos solamente se defienden, y la polivalente ministra Jiménez, recién llegada de la lucha contra el virus de la gripe A y contra Gómez, también considera aceptables esas explicaciones. Los últimos activistas que han podido salir vivos hablan de genocidio. El asunto moviliza al PP, sumamente preocupado de repente por los derechos humanos, que aprovecha para lanzarse a la yugular del enemigo. Cuesta adjudicar el premio a la impresentabilidad.
También es noticia hoy el globo sonda de valorar la productividad en el salario de los funcionarios. Ya veréis, queridos lectores, como acaban quitando aún más a quienes no rindan, en lugar de devolver algo a quienes lo hagan.
Y apenas se habla del informe “La infancia en España 2010-2011”, presentado ayer por UNICEF y según el cual casi uno de cada cuatro niños en España (un 24,5% de media, exactamente) está en riesgo de caer en la pobreza, un 1,2% más que un año antes. He leído lo que dice la directora del estudio, Marta Arias, y me he quedado de piedra: “Ser un niño pobre en España no significa necesariamente pasar hambre, pero sí tener muchas más posibilidades de estar desnutrido. Tampoco significa no tener un techo bajo el que cobijarse, pero sí habitar una vivienda en la que no existen espacios adecuados para el estudio o la intimidad, y en la que el frío y las humedades pueden deteriorar el estado de salud. No significa no poder acceder a la educación, pero sí tener dificultades para afrontar gastos o abandonar de forma temprana los estudios. No significa no poder ir al médico, pero sí tener problemas para pagar algunos tratamientos”.
He ido a mirar otra vez a mis hijas pequeñas, que ya duermen, y he pensado en los niños de El Aaiún.
No tengo palabras. . .

jueves, 11 de noviembre de 2010

martes, 19 de octubre de 2010

Excepción

Hoy hacemos una excepción en nuestra línea de aguda crítica social, pero es por una buena causa: felicitar a alguien importante, en su decimoquinto cumpleaños.



martes, 12 de octubre de 2010

sábado, 9 de octubre de 2010

Toros



Soy un becerro criado para carne de nueve meses de edad. Cuento ahora mi vida porque dentro de un mes me enviarán al matadero para abastecer los mercados. No recuerdo a mi madre, de la que me separaron inmediatamente después de nacer para iniciar cuanto antes mi engorde. Nunca he visto la luz del sol y apenas piso el suelo, porque paso mi vida en una nave cerrada, dentro de una pequeña jaula en la que apenas me puedo tumbar, sobre un suelo de rejilla metálica. Solamente como un pienso hecho con los restos de los despojos de las fábricas de comida para personas. Nunca he mordisqueado una triste brizna de hierba ni he trotado bajo el sol. No sé lo que que se siente cuando te acaricia el viento o te moja la lluvia. Casi deseo que llegue el día de mi único traslado, hacinado junto a mis vecinos de cebadero en un camión, porque al menos veré el mundo durante unos minutos, antes de que me sacrifiquen, eso sí, de manera rápida e indolora.
Hay otros becerros parecidos mí que nacen en el campo, maman de las ubres de sus madres y crecen libres en amplias dehesas, pastando a sus anchas en compañía de su manada. Parece que llevan esa vida hasta alcanzar la edad adulta, y que cuando tienen unos cinco años, les trasladan con mimo hasta unas plazas circulares en las que un humano con un llamativo traje de colores que le marca mucho los testículos les hace sufrir durante quince minutos, para disfrute del público, antes de sacrificarlos con un hierro afilado. Otros tienen menos suerte y deben sufrir crueldades peores, como que les prendan fuego en los cuernos, enloqueciéndoles totalmente, mientras una turba de salvajes les golpea y les grita, aunque algunos logran sobrevivir.
Yo envidio mucho la suerte de esos becerros privilegiados que tienen una vida digna de ese nombre antes de llegar a la muerte que inevitablemente aguarda a cualquier animal que se ve mezclado con humanos. Pero muchos de esos necios y estúpidos humanos, en su imparable camino hacia las más altas cumbres de la hipocresía, se dedican ahora a tratar de impedir que existan al menos unos pocos animales afortunados que pueden disfrutar de una vida digna, aunque sea a costa de una muerte dolorosa. Debe ser que ellos prefieren una vida sin alicientes ni satisfacciones, un vegetar sin contacto con el mundo, a cambio de una muerte dulce.

domingo, 3 de octubre de 2010

Mercados



“Estos bandidos bancarios tienen que ser juzgados ante una corte penal internacional, ante un nuevo tribunal de Núrenberg. Son asesinos que han cometido crímenes contra la Humanidad en el sentido más estricto de la Justicia internacional, provocando la muerte de millones de personas, ...”
¿Palabras de un radical asntisistema, de un revolucionario, de un visionario desconectado de la realidad?
No, lo dice, en una entrevista de Enrique Clemente publicada hoy por La Voz de Galicia, suplemento Mercados, un doctor en Derecho, Ciencias Económicas y Sociales, ex relator especial de Naciones Unidas para el Derecho a la Alimentación y actual vicepresidente del Comité Consultivo de su Consejo de Derechos Humanos, Jean Ziegler. Algo muy parecido dice en esta otra entrevista. Y sigue:
“ El año pasado las 500 multinacionales más grandes del mundo controlaban el 53,8% del producto interior bruto mundial. Esas oligarquías del capital financiero globalizado son los nuevos señores feudales y disponen hoy día de un poder como jamás un papa, un rey, un emperador han tenido en este planeta.”
En el mismo periódico, y en otros muchos estos últimos días, se ataca sin paliativos a los activistas, algunos exteranjeros, que provocaron un altercado en Barcelona el pasado 29-S, con motivo de la huelga general y del desalojo de uno de los 300 edificios abandonados ocupados por jóvenes radicales antisitema. Turismo antisitema, lo llaman.
Ni explicamos ni justificamos ni amparamos ninguna clase de violencia, por supuesto. Recordamos, sin embargo, algunas acciones pacíficas emprendidas en París hace algunos meses por colectivos marginales que llenaban carros de comida barata en hipermercados y se negaban a pagar, bloqueando las cajas, para acto seguido repartir su carga en las mismas puertas de esos establecimientos, poco después de que los barrios periféricos de la ciudad ardieran como protesta de marginados sin esperanza. Hace treinta años, los jóvenes que querían cambiar el mundo, como han hecho todas las generaciones de jóvenes desde siempre, podían afiliarse a partidos de izquierda con relativas posibilidades de influir en las decisiones que configurarían la sociedad que les iba a tocar vivir de adultos. ¿Que pueden hacer hoy día, cuando la única izquierda con posibilidades de gobernar se entrega con armas y bagajes a “las estructuras asesinas del orden caníbal”, que dice Ziegler. Personalmente, no me atrevo a reprocharles nada.
“¿Zapatero se ha rendido a los más poderosos?” le pregunta el entrevistador a Ziegler. “Pienso que sí. La socialdemocracia no ataca las estructuras que causan 1a miseria en el mundo. La pobreza también está aquí, entre nosotros, porque la jungla de la explotación avanza en Europa y la civilización democrática desaparecerá si continuamos así”
Pero no se trata solamente de Zapatero; las mismas medidas radical y vergonzosamente neoliberales que ya padecemos desde hace meses en España van a ser aplicadas ahora en Portugal por otro gobierno de un partido que también se autodenomina socialista. En Suecia u Holanda, referentes del estado del bienestar, los derechos humanos, la integración y la convivencia intercultural, las últimas elecciones han aupado hasta el poder o sus proximidades a grupúsculos xenófobos y ultraderechistas.
Releo lo anterior y, confirmándome en todo ello, achaco sin duda a un turbio momento de lucidez la necesidad que de pronto me asaltó de contarlo aquí, donde nadie se enterará: es lo que tiene acompañar a tu hijo adolescente a un concierto de Ska-P, como hice anoche.

lunes, 20 de septiembre de 2010

viernes, 17 de septiembre de 2010

Expulsiones

La polémica surgida estos días en relación con la expulsión de gitanos de Francia retrata con lujo de sombras, detalles y relieves a nuestros impresentables líderes.

Al de la derecha, Marianico el corto, deudor de los ultramontanos que alberga en su partido como tributo a un pasado de recorridos en uniforme de gala bajo palio y junto a obispos sebosos, que no se baja más los pantalones porque ya los tiene en los tobillos, y que supone que el presidente francés, corto también pero solo físicamente éste, habrá actuado dentro de la legalidad. Es lo menos que se espera de un fascista francés a principios del siglo XXI.

Al de la supuesta izquierda, Zapatero el embustero, no sabemos muy bien como pago a qué o a quien; puede que un poco de todo, como tributo y reconocimiento al miniescualo francés, que le ha llamado imbécil en un par de ocasiones pero que tiene la llave de los éxitos contra los asesinos en los que quizá el traidor espera cimentar un inseguro éxito electoral futuro, o a la foca alemana que le ningunea siempre que puede, coincidiendo con el diagnóstico del enano francés, pero que podía haberse ensañado más todavía ante la incompetencia gubernamental para apuntar caminos de salida a la crisis.

De manera que el retorno a los tortuosos caminos de expulsiones, deportaciones fundamentadas en características raciales que además inciden en los más desfavorecidos, fomento de la exclusión social y anudado de argumentos para la discriminación y el racismo, está servido en la civilizada y democrática Europa, que busca en esas sendas una salida a una simple crisis económica.
La única que le ha echado un par al asunto y se ha atrevido a levantar la voz para denunciar esta vergüenza, la comisaria Reding, va a tener que pedir disculpas y se perfila como la culpable de todo.

A ver si entre todos no la expulsan, extraditan, deportan, exilian, expatrían o incluso asesinan a ella, al final.

jueves, 16 de septiembre de 2010

lunes, 6 de septiembre de 2010

Nueva imagen

Mi retratista de cabecera, el pequeño Kuru, me ha inmortalizado nuevamente. Esta es mi nueva imagen.

jueves, 19 de agosto de 2010

He vuelto

Mis vacaciones han terminado, y he decidido volver de buen rollito, con un modesto y discreto homenaje a la gente que hace cosas por otra gente de manera desinteresada y altruista, los voluntarios.



Se llama Wang Yongxia, tiene ocho años y ha decidido ayudar a algunas compañeras mayores de su escuela a llevar agua potable para los afectados por las inundaciones y los aludes de barro de Zhouqu, en la provincia de Gansu, del noroeste de China, en las que han muerto más de 1.200 personas.
Solamente se me ocurre decir que a lo mejor todavía tenemos remedio, gracias a niñas y niños como Yongxia.

miércoles, 9 de junio de 2010

Trampas de lenguaje 3



Hoy vamos a abordar la siguiente entrega de la afamada serie “Trampas del lenguaje”, alcanzando así la tercera. Entramos además en terreno peligroso, explorando el siempre inseguro y proceloso ámbito de lo políticamente correcto, lindante con el papanatismo. Vamos a intentar desenmascarar hoy, respetable público, la insidia de la discriminación positiva.

El invento aparece oficialmente por primera vez en la 22ª edición del DRAE, que hasta esa fecha (2001) no había considerado discriminación más que a la “acción y efecto de discriminar” (cómo no), siendo discriminar “dar trato de inferioridad a una persona o colectividad por motivos raciales, religiosos, políticos, etc.”. O sea, algo malo, tratar peor a alguien por ser negro, musulmán, comunista, mujer, homosexual; algo feísimo, que no parece poder tener un lado positivo. Pero la Real Academia, inundada por la ola de corrección política que nos ahoga, sí se lo ve, porque en esta última edición añade la discriminación positiva, que define como: “protección de carácter extraordinario que se da a un grupo históricamente discriminado, especialmente por razón de sexo, raza, lengua o religión, para lograr su plena integración social.” Lo cual que, para empezar, incluyen lo definido en la definición. Pero sobre todo, introducen una idea inquietante, la de que parece que si le añades “positivo” o “positiva” a lo más repugnante que se te ocurra, pasa a ser aceptable y hasta recomendable, sin haber modificado para nada su naturaleza. Podríamos hablar, así, de asesinato positivo, de canibalismo positivo o de pederastia positiva, siempre que la difusión de esos términos fuese precedida de una campaña suficientemente cara y sofisticada como para convencernos a todos de que nada más progresista e igualitario que comernos guisados (canibalismo positivo, sería) a quienes, pongamos por caso, no respetan la igualdad de derechos entre mujeres y hombres.

La discriminación, se le llame positiva o negativa, consiste exactamente en lo mismo, en tratar peor a alguien por lo que es. No obstante, si, por ejemplo, se rechaza para ocupar un puesto de trabajo a una mujer, por serlo, en beneficio de un hombre, eso es discriminación y es feo y malo, una expresión de nuestro lado cavernícola y retrógrado, mientras que si se rechaza al hombre prefiriendo a la mujer, por serlo, eso es discriminación positiva y es estupendo, progresista y políticamente correcto.

El fin justifica los medios aunque estos sean censurables, siempre que, al nombrarlos, les añadamos la palabra mágica: positivo/a. Y, superado en aras de la igualdad ese escollo insignificante, esperemos que a nadie se le ocurra que seríamos mucho más iguales sin esas antiestéticas gónadas que nos cuelgan a los machos de la especie, y decida inventar la castración positiva, porque en ese momento, yo emigro a algún país algo menos civilizado y progresista.

Aunque, mirado de otro modo, también podríamos reinterpretar el concepto. Si lo pensamos un poco la discriminación, como el hurto, la falsificación, el asesinato del rival político o el timo, tienen su lado positivo. Para la mujer a quien injustamente se prefiere para un trabajo, discriminando a un hombre mejor preparado, no cabe duda de que esa discriminación es positiva, igual que en el caso contrario lo ha sido tantas veces para el hombre. Para el aspirante a presidente de una república bananera, el asesinato de sus contrincantes políticos tiene evidentemente aspectos positivos. Para el timador, sin duda el timo de la estampita merecería el calificativo de positivo, tan positivo como sus sucias ganancias. A lo mejor, desde el punto de vista adecuado, el del beneficiario, la discriminación sí se puede considerar positiva.

Otro aspecto de la cuestión que no termino de entender es ese razonamiento de fondo según el cual para conseguir la igualdad de derechos y oportunidades de las mujeres hay que cometer los mismos errores e injusticias de las que ellas son víctimas desde hace siglos, pero ahora al revés. Esto no debería ser un castigo ni una venganza, sino un proceso educativo, puede que más lento pero sin duda más productivo, ahora que la lucha de muchas mujeres las ha acercado tanto a la verdadera igualdad.

Y, finalmente, me pregunto si las mujeres inteligentes realmente quieren esa clase de igualdad, conseguida con favores legales, a base de discriminación y en nombre de lo políticamente correcto, después de lo mucho que han avanzado sin ayuda y enfrentándose a todo el mundo.

lunes, 7 de junio de 2010

Huelgas




Sí, soy funcionario, algunos simios lo somos, no sé si pedir perdón por ello. Por si fuera poco, mañana voy a hacer huelga.Y aunque nadie se lo crea ni le importe, creo que es lo que se debe hacer y que existen razones poderosas para ello. Es cierto que no están los tiempos para tonterías y que a nadie le sobra ni el sueldo de un día, pero es preciso. No por la rebaja en el sueldo, aunque sea una injusticia sin precedentes y una medida absolutamente inútil, quizá incluso contraproducente; aunque sea el enésimo recorte, entre congelaciones e incrementos inferiores al IPC, desde hace treinta años; aunque tengamos que tragarnos además que nos lo haga un gobierno que se dice de izquierdas.
No por eso. Pero sí por los pensionistas, beneficiarios desde hace años de unos acuerdos casi unánimes que les garantizaban en muchos casos no más que un mínimo de subsistencia, unos acuerdos que un gobierno inoperante se ha cargado de un plumazo, por decreto.
Es por el tijeretazo a las prestaciones de los dependientes, gente todavía más necesitada que los pensionistas, a la que se engañó miserablemente con promesas que ahora nadie se cree.
Es por la retirada indiscriminada de la ayuda por nacimientos, que aunque era una medida totalmente contraria a la progresividad, ofrecía un estímulo para tener hijos; parece que nadie se da cuenta, a pesar de las predicciones, de que vamos hacia un desastre demográfico en este país, uno de los que menos apoya la maternidad en Europa.
También por la impotencia ante la incapacidad de nuestros gobernantes, con independencia del color político, para reducir el despilfarro. Si España gana el mundial de fútbol, cada jugador se embolsará por ese esfuerzo de una docena de partidos 600.000 euros, unos cien años de la pensión de jubilación de muchos. Los principales bancos, que nunca han estado en crisis, han declarado en el primer trimestre de este año de vacas flacas varios miles de millones de beneficios, con un par. Y sacando pecho. Alemania va a aplicar un plan de reducción de gastos de 10.000 millones, mientras aquí se anuncia solemnemente que los altos cargos, en un esfuerzo hercúleo de reducción salarial, nos van a ahorrar 16 millones, una semana antes de hacer público el hachazo del famoso decreto.
Pero sobre todo por la traición. No se firma un acuerdo para saltárselo pocos meses más tarde, cuando los mercados aprietan. No sé como vamos a confiar en lo sucesivo en unos elementos que se saltan sus propios compromisos con esa facilidad, ni con qué cara nos van a mirar cuando nos anuncien el próximo pacto de Toledo o el próximo acuerdo de los agentes sociales sobre incrementos retributivos.
Sí, a veces, hay que hacer huelga. Incluso, si hay manifestación mañana, a lo mejor hago una excepción y voy y todo.

lunes, 24 de mayo de 2010

Fotos

Hoy, fotos. Fotos de esa luz de la primavera, al final del día.


En el bosque.






O cerca del mar.





Esa luz que viste con un velo mágico las cosas más sencillas...






...mientras alguien intenta aprehenderla con su cámara de fotos.


lunes, 10 de mayo de 2010

Cenizas




Han pasado ya unos días, y se han disipado las cenizas de volcán islandés que acaparó los medios de comunicación, con esas imágenes, tan gratas para quienes estábamos calentitos en casa, de aeropuertos atestados y en un caos total, vuelos cancelados y esa falta de explicaciones y de soluciones que caracteriza a las compañías aéreas. Hondos dramas, como la ausencia de representantes de varias casas reales en el cumpleaños de la reina Margarita, creo, de Holanda. Ministros reuniéndose virtualmente por videoconferencia, que digo yo que podían hacerlo así habitualmente, que nos iban a ahorrar una pasta en viajes, hoteles, seguridades y esas cosas que les tenemos que pagar.
Y las compañías aéreas llorando porque han perdido mil y pico millones de euros en los seis o siete días que permanecieron cerrados muchos aeropuertos de Europa. Claro, estimulados por el montón de pasta que les hemos regalado a los bancos por si acaso, habrán pensado: ¿Y porqué a nosotros no, que demonios?, y aprovechan la nube del volcán para pedir que se les compensen esas pérdidas con dinero público. Que se socialicen sus mermas, vamos, mandando un poquito al carajo los sagrados principios de la economía de mercado que les viene llenando los bolsillos, con su oferta y su demanda. Lo que no dicen es si vamos a socializar también los beneficios de los otros trescientos cincuenta y ocho días (nueve los años bisiestos) en que, obviamente, ganan pasta. Tampoco mencionan los megasueldos de pilotos, controladores, ejecutivos, asesores o miembros de consejos dee administración.
Así que parece que el capitalismo refundido con el que nos iban a sacar de la crisis estos cerebros que nos gobiernan consiste en que cuando el capital gana, santo y bueno, oferta y demanda y todo el rollo, pero cuando hay pérdidas tenemos que acudir con nuestros ahorros a pagárselas. Bueno, lo de Grecia también manifiesta que a partir de ahora ya no se va a disimular el hecho de que un pequeño grupo de especuladores maneja realmente los resortes de la economía y puede desafiar las políticas económicas, incluso a nivel europeo y mundial, desestabilizándolas seriamente, si los beneficios lo justifican.
Lo tenemos claro.

viernes, 30 de abril de 2010

Monos

Hoy voy a apartarme un poco de mi discurso habitual, porque la prensa publica algo que no debemos dejar pasar sin más, creo.
Bien pensado, procuraremos traer a partir de ahora noticias relacionadas con la proximidad entre humanos y simios superiores en general, chimpancés en particular, por lo que nos pueden hacer reflexionar, tanto a humanos como a nosostros, los simios.

Puede leerse hoy en tendencias21.net y en la prensa:

"Científicos de la Universidad de Stirling, en Escocia, han constatado en un estudio que los chimpancés se relacionan con la muerte de manera similar a los humanos.

Los investigadores filmaron imágenes de un grupo de chimpancés aseando y atendiendo afectuosamente a una hembra anciana de su especie que había fallecido, incluso días después de la muerte de ésta. Su hija llegó a quedarse junto a ella una noche entera, sin moverse de su lado.

En investigaciones previas se había constatado, además, que las hembras de los chimpancés portan consigo a sus crías muertas durante días, sujetándolas alrededor de su cuerpo, lo que demuestra el fuerte vínculo entre las madres y los hijos en esta especie.

Ambos comportamientos ante la muerte recuerdan a los comportamientos humanos ante este mismo fenómeno. Según los investigadores, los primates se parecen más a los humanos de lo que se suele pensar, y la ciencia está demostrando que las fronteras entre nuestra especie y otras especies podrían no estar tan definidas como hasta ahora se creía"

La noticia se amplía un poco en http://news.bbc.co.uk/2/hi/science/nature/8645283.stm

Y ahora, la pregunta: ¿cual es la diferencia entre humanos y chimpancés?

miércoles, 14 de abril de 2010

domingo, 28 de marzo de 2010

Solicitadores



Dicen las estadísticas que cada año más españoles eligen entregar la ínfima parte del impuesto sobre la renta cuyo destino pueden decidir, a la Iglesia Católica, en lugar de que se destine a otros gastos de interés social. No es que importe mucho, porque parece ser que entre quienes reciben esos dineros de interés social destacan organizaciones también católicas, como Cáritas, con lo que al final todo acaba en el saco de los mismos.

A eso hay que añadir los sueldos de que disfrutan los curas con dinero público, la asignación que el Estado le paga cada año a la IC, aplicando un concordato de cuando el poder del catolicismo aún daba algo de miedo, los rendimientos de su incalculable patrimonio totalmente exento de impuestos, las ganancias de sus negocios, como colegios, residencias de ancianos, hoteles de lujo instalados en antiguos monasterios, medios de comunicación y museos, o las herencias de viejas beatas, algunas veces conseguidas con engaños y manipulaciones. Además, no olvidemos que una parte fundamental de la liturgia consiste en pasear entre los feligreses que asisten a misa con un cesto para donativos.

Muchos nos preguntábamos en qué demonios (nunca mejor dicho) se lo gastan, aunque es indudable que mantener una multinacional como esa, con tantas sedes abiertas y tantos representantes vestidos y enjoyados como “drag queens”, pero con oro de verdad, debe costar una pasta.

Ahora lo vamos viendo claro, desde que hemos sabido que solamente en los USA, donde tampoco el catolicismo predomina como en Italia, Irlanda o España, la IC ha tenido que gastar varios miles de millones de dólares para impedir que un buen montón de curas pedófilos acaben en la cárcel, causando la bancarrota de varias diócesis. En Irlanda, tras hacerse públicos miles de casos de abusos, ocultados durante años, y con la misma saludable finalidad de eludir juicios, encarcelamientos y todas esas cosas tan molestas que los demás no tenemos pasta para evitar, se van a ver obligados a vender parte de sus propiedades. Y veremos qué pasa en Alemania, donde algunos casos de abusos, malos tratos y vejaciones a niños salpican al mismísimo Mazinger (¿o es Ratzinger?). O aquí mismo, cuando empiecen a salir a la luz las previsibles consecuencias de cuarenta años de poder absoluto, conseguidos amparando bajo palio al dictador.

Se trata sin duda, según los medios de comunicación que también se pagan con el dinero de todos que la mafia eclesial administra, de una campaña de difamación organizada por oscuras razones por los enemigos del dios verdadero. Y es que somos unos jodíos ateos que gozan hablando de estos temas tan espinosos en lugar de hablar de dios. Que también hay pederastas que no son curas. Que ni siquiera son tantos los “efebófilos” y “solicitadores” que visten sotana, solamente un pequeño porcentaje. Que es que los efebos van provocando, aunque sean tan jóvenes. Y que como su dios es el único verdadero (y se ve que el de más generosas tragaderas), vencerán , ganarán y triunfarán sobre tanta iniquidad.

De manera, humanos católicos que, ahora que ya sabéis en qué se lo gastan, procuradles a estas pobres víctimas un poco más de dinero, que lo van a necesitar más que nunca, marcad todos la casilla adecuada en vuestra declaración, ganáos con vuestro óbolo ese cielo que os prometen desde hace siglos. Que además les vienen mal estos dispendios ahora, a fin de mes y con todo el gasto que tienen con esa campaña publicitaria tan cara contra el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo, que esas sí que son unas pecadoras y no los curas pederastas.

sábado, 20 de marzo de 2010

Trampas del lenguaje 2



Hoy vamos a continuar nuestra sección “Trampas del lenguaje”. Pero en esta ocasión vamos a criticar además a la mismísima Real Academia Española. No nos gusta, pero si hay que hacerlo, se hace.

La palabra trampa de hoy es “abortista”, que según el DRAE viene siendo “partidario de la práctica libre del aborto provocado”. No hablo más que por mí, pero de ninguna manera soy partidario de eso, sino únicamente contrario a que sea delito que una mujer decida de manera consciente y responsable, pero sobre todo libremente, sobre lo que afecta a su cuerpo y a su vida. Me gustaría mucho, como a todos los partidarios de la despenalización del aborto que conozco, que ninguna mujer tuviera que pasar por ese trance. Aunque no soy una mujer, y no he podido experimentarlo por mí mismo, me consta lo que duele tener que hacerlo, física y anímicamente.

Así que no acepto que en este asunto se me defina como “partidario”, utilizando la denominación que han acuñado los prohibicionistas, inclinados a encarcelar a mujeres que no aceptan sus normas éticas o religiosas y que además se llaman a sí mismos pro-vida. Vida, pero entre rejas.

Y me cabrea mucho como suena el palabro, además. Veamos más “istas” del DRAE:
Deportista: “Persona que por afición o profesionalmente practica algún deporte”. Prestamista: “Persona que da dinero a préstamo”. Malabarista: “Persona que hace juegos malabares”. Prosista: “Persona que escribe obras en prosa”. Marmolista: “Artífice que trabaja en mármoles, o los vende”. Para no cansar, la última, Masajista: “Profesional que aplica el masaje”.

Pues eso, practicar, dar, hacer, escribir, trabajar, vender, aplicar, en eso consiste ser un “ista”, no en oponerse a que metan a gente en la cárcel por actuar en contra de una determinada visión ética del mundo.

Para más escarnio, el DRAE también define “antiabortista”, como “Contrario a la legalizacion o a la práctica del aborto” (aquí ya no es libre ni provocado). ¿No sería lo lógico y congruente que un abortista fuera entonces “Persona contraria a la ilegalizacion o a la persecución penal del aborto? ¿O es que los respetables académicos son “pro-vida”?

Otra fuente de “istas” son las ideologías; se llama comunista al partidario del comunismo, fascista al partidario de “esta doctrina o movimiento social”, positivista al “partidario del positivismo” … en fin, tampoco es cuestión de aburrir. La cuestión es que “abortista” no existe para el DRAE, no aparece como entrada en la XXII edición, de manera que tampoco por este lado tiene encaje la lamentable definición que criticamos.

Finalicemos pues, que esto se alarga.

Señores académicos: Los simios a los que represento no somos abortistas, no queremos que la gente aborte. Lo que somos es antiprohibicionistas, no queremos que otros decidan por cada mujer que tiene la responsabilidad de decidir. No queremos que se encarcele a nadie por esta causa. Queremos libertad para todo el mundo. Y jamás se nos ocurriría obligar a ninguna mujer ni a tener a su hijo ni a no tenerlo.

jueves, 11 de marzo de 2010

Europeos



Qué susto. Parecía que los catalanes eran realmente europeos, que su innegable nivel cultural, económico y social les había apartado de la españolidad para introducirles directamente en la europeidad. No es que a los simios nos importen lo más mínimo esos detalles intrascendentes como la nacionalidad, pero veíamos meditabundos a los humanos que visitan el zoo.

Sin embargo, no hay de qué preocuparse. Una nevada en invierno y las cosas quedan claras del todo. Kilómetros de cola en autovías y autopistas, bloqueadas por miles de vehículos cuyos conductores tuvieron que apañárselas para dormir allí mismo, ausencia total de máquinas quitanieves, cortes en el suministro eléctrico que aún duran, cuatro días más tarde, colegios cerrados, caos total.

Y mientras tanto, los mismos políticos que cuando la nevada anterior exigían desde la oposición que rodaran cabezas, escurren ahora el bulto, culpando desde su confortable sillón en el gobierno a los meteorólogos, a la oposición, al gobierno central y a Francia, al tiempo que los que gobernaban entonces exigen su dimisión; las compañías eléctricas facturarán puntualmente estos días de cortes de luz, aunque ni siquiera saben todavía cuando van a reanudar el servicio.

Humanos españoles, no penéis. No son europeos, esos catalanes, son españoles de pura cepa, como vosotros.

sábado, 6 de marzo de 2010

Entre todos



Ha aparecido con fuerza hace unos días una campaña publicitaria que está suscitando muchos comentarios, sobre todo favorables, de toda procedencia. Hasta en la radio pública, que no tiene publicidad, la he oído esta mañana. Se ha lanzado al tiempo una página web para canalizar adhesiones y exponer testimonios, y unos cuantos famosos con buena prensa han prestado (o alquilado, no sé) su imagen a la causa. El lema, y título del sitio, es “estoloarreglamosentretodos”, lo cual que digo yo que lo primero que deberíamos arreglar es el tema de aprender a separar las palabras.

Como a este plan de mercadotecnia se le atribuye una orientación próxima al PSOE, aunque no está patrocinado directamente por ninguna formación política, parece que criticarlo o desmarcarse del buen rollito que lo impregna va a ser sinónimo de conservadurismo, neoliberalismo, pesimismo y proximidad al PP, porque la moto que nos quieren vender en estos tiempos es que criticar al PSOE, que lleva años haciendo política de derechas (fijémonos en la distribución de la renta, en el trato a los inmigrantes o en los índices de desigualdad social, para empezar), solo puede significar que uno es facha.

Sin embargo, debe ser porque soy un simio y no me llegan las mismas cosas que a los humanos, no solo no me motiva sino que me cabrea un poco el plan, aunque no soy en modo alguno un simio de derechas.

La campaña tiene un presupuesto de cuatro millones de euros, financiados por la recién creada Fundación Confianza. Bonito nombre, sí señor. Y ¿quienes forman esa fundación?, podríamos preguntarnos. Pues “algunas de las empresas más importantes del país”, como dice la páginadelaspalabrasjuntas punto org. Concretamente, destacadas entidades financieras (BBVA, Caja Madrid, Santander, La Caixa), de esas que han mantenido beneficios multimillonariosososos incluso en 2009, a costa de cerrar oficinas enviando gente al paro o de subirnos las comisiones, importantes compañías eléctricas (Endesa, Iberdrola, REE) que también mantienen su situación económica a base de exprimir a sus clientes/esclavos, multinacionales del petróleo (Cepsa, Repsol) que casualmente y sin ponerse de acuerdo nos cobran lo mismo por sus productos, riéndose de la competencia, grandes constructoras, representadas por SEOPAN, su asociación, de esas que obtuvieron rentabilidades increíbles hinchando la burbuja que nos explotó en las narices. Entre otras semejantes. Lo mejor de cada casa.

O sea, que quienes según todos los indicios causaron esta crisis para después enriquecerse con ella a nuestra costa, esos que no solamente se niegan a admitir la posibilidad de otro modelo económico, sino que pretenden salvar el suyo, el de siempre, también a nuestra costa, ahora pretenden convencernos de que nosotros, todos, los demás, arrimemos el hombro con alegría y optimismo, sin quejarnos de nada, para que sus beneficios aumenten otro poco en 2010.

Y lo hacen, además, intentando tocar nuestra fibra sensible con anuncios al estilo cocacola y aprovechando el tirón de figuras mediáticas que pueden representar cualquier cosa menos a los realmente afectados por la crisis. Adriá, Buenafuente, Millás, Mariscal, los Gasol, la Barceló, gente que, digna del mayor respeto y hasta admiración en algún caso, ingresa en un año lo que muchas familias no ganarán en toda su vida, nos conmina a poner buena cara mientras nos despiden o nos embargan la casa, porque “la crisis no solo está ahí fuera, también está en nuestras cabezas” , porque “tenemos motivos para animarnos”, como dice la websinespaciosentrepalabras punto org.

Pero en fin. Como tampoco queremos ser solamente destructivos y negativos, terminamos haciendo desde aquí, gratis total como acostumbramos, alguna sugerencia para futuros anuncios, un poco en la misma línea de este plan de mercadotecnia que tanto impacto está causando. Por ejemplo: ¿qué tal Botín, en el jardín de su palacio, ayudando a sus catorce jardineros a plantar unas hermosas flores blancas, color que simboliza la pureza, la justicia y la honestidad, mientras nos aconseja consumir a destajo para levantar el negocio? O ¿porqué no De la Dehesa, portavoz de la Fundación Con Fianza, perdón, Confianza, instándonos desde la cubierta de su yate a la apertura de múltiples cuentas bancarias en que repartir el subsidio de desempleo para así tener el placer de contribuir con más comisiones a que la cosa levante el vuelo?. O quizá podría ser más efectivo Bautista, el de la SGAE, explicándonos como a pesar de la crisis y de la amenaza de ruina de su industria por lo piratas que somos, hay emprendedores como él, que logran con su esfuerzo jubilaciones de 300.000 euros al año, mientras aprovecha para exhortarnos a denunciar a nuestro vecino si se baja algo de internet, ayudando así a defender los más elementales derechos de los creadores.

Que no se diga que no somos constructivos. Esto se lo arreglamos entre todos, como siempre, a mandar, faltaría más. Total, tampoco nos van a dar otra opción.

jueves, 4 de marzo de 2010

Pastores



Tras varios días de interesantísimas noticias que lógicamente han sido tratadas con el mayor detalle por los medios de información, tertulianos, columnistas y similares, como el dedo macarra de Ansar, la petición de comerle no sé qué a un gilipollas con nombre de serpiente, o la torpeza de una trepa del panorama político intentando insultar a Zp tachándole de gallego (¿se presentará UPD a las elecciones en Galicia?), nos sorprende un esbirro del califa de la CEOE amenazándonos con un atractivo contrato para jóvenes, sin derecho a indemnización, desempleo ni salario mínimo, o sea, difícil de distinguir de la esclavitud. El jefe en persona le desautoriza al día siguiente: era solamente un ejemplo, como en Francia, se atreve a aclarar el jodío. Eso sí, con la diferencia de que el salario mínimo en Francia es más del doble que aquí. Como en Francia, menos en eso.
Algo vamos avanzando, sin embargo. El hombre serpiente parece que va a engrosar las filas de las estrellas mediáticas bien remuneradas de la prensa de las vísceras, como la princesa del pueblo o jorjejavier. Y los políticos andan entretenidos con lo del pacto para salir de la crisis; Pepiño nos anuncia que las negociaciones van bien, que les unen (a PP y PSOE, a Montoro y Sebastián, a toda la panda) más cosas que las que les separan. Cierto, les unen grandes cosas: un gran sueldo, dietas y viajes aparte, el futuro asegurado, el coche oficial, la impunidad del aforado, la erótica del poder . . .
La cosa es si hay algo que les una con la realidad, con la gente, con nosotros.

lunes, 22 de febrero de 2010

Trampas del lenguaje I



Hoy inauguramos una nueva sección, que se va a llamar “Trampas del lenguaje”. Se trata de intentar aclarar lo que en realidad quieren decir algunas palabras o expresiones que aparentemente dicen otra cosa. Esta forma de manipulación, por supuesto, como casi todo, se hace para algo, y creemos que desenmascarar el engaño dialéctico puede ayudarnos a comprender quienes y porqué nos tienden estas trampas.
Vamos a empezar con una tremendamente obvia y con la que caben pocas bromas, con lo que nos gustan: el daño colateral.
El origen de la cruel ironía de llamar daños colaterales a las víctimas inocentes de una guerra, se atribuye al ejército de EEUU en Vietnam, seguramente para no tener que hablar de civiles asesinados con absoluto desprecio del IV Convenio de Ginebra, relativo a la protección debida a las personas civiles en tiempo de guerra.
Desde entonces hasta hoy mismo, día en que más de treinta civiles afganos han muerto por un ataque de las fuerzas de la OTAN al confundirlos con insurgentes, esa expresión se ha instalado definitivamente entre nosotros, y ahora se maneja con soltura incluso para justificar acciones militares en las que se sabe de antemano que morirán civiles inocentes ajenos al conflicto, incluyendo mujeres, niños y ancianos.



Suponemos que los niños soldado que luchan a su pesar en muchos países, sobre todo africanos, las violaciones masivas de mujeres y niñas que no hace tanto tiempo se han dado también en algunas zonas de Europa, la destrucción de cosechas, viviendas, hospitales y hasta cementerios que padecen los habitantes de territorios invadidos o en guerra, acabarán considerándose también daños colaterales.
Resistamos a esta invasión del eufemismo políticamente correcto que sirve a los intereses de los asesinos y de los comerciantes de la muerte. Que un niño quede mutilado de por vida por una bomba lapa fabricada en nuestra civilizada Europa no es un daño colateral, es una salvajada injustificable que debería avergonzarnos profundamente, un repugnante crimen de guerra y nada más.
Por otra parte, la palabra “colateral” no tiene en castellano, según el DRAE ninguna acepción equivalente a esta que estúpidamente hemos importado del inglés. En nuestro idioma, viene siendo: “Dicho especialmente de las naves y de los altares: Que están a uno y otro lado de otro principal.” Y también: “Dicho de un pariente: Que no lo es por línea recta.” Y el único efecto (no daño) colateral que refleja ese diccionario corresponde al ámbito médico, lo que aporta la ironía final que a pesar de todo suelen conllevar las trampas del lenguaje.

jueves, 11 de febrero de 2010

Viajes




Dice Su Santidad el Sumo Pontífice de la Iglesia Católica, Susan para los amigos, citando su libro sagrado, palabras del hijo de dios, que a quien escandalice a un niño, más le valdría que le atasen una piedra al cuello y le arrojasen al mar. Lo de escandalizar es un eufemismo piadoso para referirse a delitos contra la libertad sexual de los menores, parecido al que los secuaces de Susan gustan de utilizar en sus documentos internos: solicitación. Hay que joderse.
Prosigue informando Susan que marcha a Irlanda para afrontar el tema de los sistemáticos abusos sexuales perpetrados por curas con miles de niños durante décadas del pasado siglo, en ese verde país tan favorito de la gente de Susan como la misma Italia o como España, reductos de esa singular creencia que es el catolicismo y destacados enclaves de esa multinacional que es la Iglesia.
Solamente un consejo, Susan: allí en Irlanda tienen mar en abundancia, y también un montón de piedras. Pero llévate varios kilómetros de cuerda, porque los vas a necesitar para atar y tirar al mar a tanto impresentable pederasta.

lunes, 8 de febrero de 2010

Controles



Aparece en la prensa reiteradamente estos dias el gran Blanco rebajando por decreto el escandaloso estipendio de los controladores, con la promesa de una rebaja del precio de los viajes en avión que ansiosamente pero incrédulamente esperamos. Estupenda medida que alabamos sin reservas. Gran azote de los sueldos excesivos, anhelamos que, rematados los controladores, se ocupe el gran Pepiño de otros excesos aún más escarnecedores.
Sin ánimo de agotar la lista, desde aquí le sugerimos -gratis total- algunos otros colectivos a considerar, como los banqueros que sacan pecho por lo mucho que ganan en pleno desastre social, los deportistas de élite y los artistas que tantos éxitos nos brindan desde su residencia en lujosos paraísos fiscales, los empresarios que deslocalizan para optimizar beneficios y reclaman despido libre y retraso de las jubilaciones, los políticos que acumulan pensiones, sueldos y prebendas casi sin cotizar, los notarios, registradores o farmacéuticos que se enriquecen gracias al monopolio de que inexplicablemente disfrutan, los intermediarios que se quedan con la diferencia entre los treinta céntimos que cobra un agricultor por un kilo de tomates y los dos euros que pagamos en las tiendas, los grandes terratenientes que acaparan las ayudas a la agricultura, las multinacionales del petróleo que casualmente están siempre de acuerdo para que la igualdad de sus precios impida la competencia, las farmacéuticas que el año pasado nos colocaron cientos de millones de euros en vacunas absolutamente inutiles, y un largo etcétera.
No sé si va a tener tiempo para todo antes de las próximas elecciones. Dales duro, Pepin Hood.

miércoles, 3 de febrero de 2010

Deportes



La ministra de igualdad dice que no hay suficientes ministrasy altas cargas en Europa; el paro sigue aumentando, y el ministro de la rama dice que eso es malo, pero que podría ser peor, como el año pasado; la antaño gran esperanza negra dice que no viene a la cumbre de Zapatero, a pesar de los rezos compartidos, lo cual que ya no habrá tal cumbre; el gobierno, socialista y obrero a más no poder, dice que hay que retrasar al menos dos añitos la edad de jubilación, para ahorrar, pero no dice nada de los privilegios económicos ni de los beneficios jubilatorios que previsora y unánimemente se han otorgado a sí mismos sus señorías, ni de las sociedades de inversión para millonarios, que cotizan al 1%; el único partido (lamentablemente) que podría aspirar a ser visir en lugar del visir tiene a sus lideresas y líderes entretenidos lanzándose furiosas dentelladas a la yugular entre ellas y ellos.
Pero no pasa nada, damas y caballeros, lo más importante está mejorando: vamos a tener fútbol todos los días, no solamente casi todos, como hasta ahora. Ahora sí que vamos a salir de la crisis. A patadas.

jueves, 21 de enero de 2010

Catástrofes

Lo de Haití deja otra vez con el culo al aire a los estados occidentales, a las ONGs y un poco a todos los humanos, que integramos esas y otras organizaciones absolutamente inútiles y obsoletas.
Resulta que no hay medios para poder repartir agua y alimentos en la zona. Somos capaces de enviar un par de sujetos a la luna, de explorar las profundidades del océano o de invadir un país extranjero en cuestión de veinticuatro horas si económicamente compensa. Los americanos pueden sobrevolar con sus aviones y helicópteros de última generación el escenario de una masacre como este terremoto (como de hecho están haciendo) para advertir a los supervivientes, con potentes y caros equipos de megafonía, que no se les ocurra intentar llegar en pequeñas embarcaciones o incluso a nado hasta los USA, porque les detendrán y les devolverán al hambre y a la miseria. Podemos gastar increibles cantidades de dinero en un acelerador de partículas que quizá nos permita averiguar detalles sobre el Big Bang, podemos entregar miles de millones de euros a los bancos para salvaguardar nuestro absurdo, anacrónico y esclavista modelo económico, o reunir a veinte mil ejecutivos de alto nivel en Dinamarca para que no hagan absolutamente nada por evitar el cataclismo ecológico al que parecemos inevitablemente abocados.
Pero no podemos simplemente llevar una botella de agua potable y un bocadillo a quienes lo han perdido todo y pueden morir de hambre en pocas horas, ni garantizar la seguridad de un pequeño país arruinado y hambriento.
Menos mal que soy un mono, porque si fuera humano, habría llegado el momento de devolver el carné.