martes, 15 de febrero de 2011

Nucleares

Hoy hemos sabido que el gobierno, una vez más, intenta ganar posiciones de cara a las próximas elecciones aplicando el programa del PP, esta vez con el asunto de las nucleares. Como el PSOE prometía en su programa electoral el cierre progresivo de las centrales nucleares en funcionamiento, pues ahora rectifican y deciden que bueno, que después de todo, visto lo de la crisis y tal, pues que por qué no dejarlas otros quince o veinte años más. Total, como todavía no tenemos ubicación para el almacén temporal que resolverá provisionalmente el problemilla de los residuos (después de las elecciones, ya se verá), pues qué mejor momento para rematar la jugada.
Así continúan el maquiavélico plan que iniciaron hace tiempo. Algún cerebro preclaro de Ferraz pensó: “Si aplicamos el programa del PP, los del PP nos votarán. Si complacemos a los mercados, nos apoyarán”. Y por eso lo de las inyecciones de liquidez a los bancos para sostener sus vergonzosos beneficios, por eso la congelación de las pensiones, la rebaja de sueldo a los funcionarios, la retirada de subsidios a los parados, el abaratamiento de los despidos. Por eso la retirada del cheque bebé y de los famosos 400 euros, por eso el retraso de la edad de jubilación, el aumento del precio de la luz, la insuficiencia de recursos para ayudas a los dependientes. Por eso lo de mantener la ínfima cotización de las SICAV mientras se amenaza con más control de la economía sumergida. Por eso nuevos contratos basura lindantes con la servidumbre e inmediatamente previos a la esclavitud, por eso el incremento del periodo computable para el cálculo de las pensiones.
Podría seguir.
Y ahora, lo de las nucleares. Solo falta por saber en el consejo de administración de que compañías eléctricas y de que megabancos se sentará nuestro inminente expresidente y a que cantidad ascenderá su remuneración anual. Felipe, Gas Natural, 130.000 euros. Aznar, 200.000 euros, Endesa. ¿Zapatero, Iberdrola, 275.000 euros?